1 DÍA EN KÖNIGSWINTER

Drachenfelsbahn

Visita Königswinter en 1 día, el único  pueblo alemán que puede recordarme, ligeramente, a algún pueblo de la costa de España. Este pueblo que se encuentra a unos 40 km al sur de Colonia, en el estado de Renania del Norte – Westafalia.

A modo de curiosidad, os cuento que Königswinter lo podríamos traducir a nuestro español literalmente como «invierno real». No os fiéis, a pesar de su traducción, la mejor época para una visita a este pequeño pueblo no es el invierno. La mejor época es desde el comienzo de la primavera hasta bien estrado el otoño.

El hecho de que me recuerde a un pueblo costero se debe a que goza una de las orillas del río Rin. Permitiendo un largo paseo colmado de árboles y bancos de madera. Nota de apunte, el Rin es navegable a lo largo de más de 800 km. Va desde Suiza hasta el mar del Norte, y es navegable. Así, ya os podéis imaginar que se trata de un río grande, ancho y profundo. Esto hace que tu imaginación se traslade más fácilmente a la orilla del mar en la costa española (la que sea). Vale la pena experimentarlo si uno se pasa por estas tierras, no hay muchos pueblos o ciudades alemanes con estas características.

Señalaremos aquí tres puntos de visita indiscutibles. El primero tiene como punto de partida la estación del cremallera. Se denomina “Drachenfelsbahn”, literalmente el tren de Drachenfels. El tique cuesta 10 euros, ida y vuelta.  Cuando cogemos este cremallera uno se traslada a finales del siglo XIX. Como cabe esperar el cremallera te lleva hasta la cima de una montaña, Drachenfels.

Desde la cima de Drachenfels puedes disfrutar de unas vistas espectaculares a orillas del Rin. El pueblo, o ciudad, que se divisa al otro lado del río es Bonn. Si sigues unos 5 min andando te podrás encontrar un castillo, el de Drachenfels, construido en el siglo XII por el obispo de Colonia. Mejor matizar que te encontrarás las ruinas de éste.

Como nota de apunte, decirte que el arzobispado de Colonia a tenido mucha importancia a lo largo de la historia de esta región.

Disfruta de las vistas a 180 º y luego camina la bajada por el sendero habilitado. Por supuesto, coger el cremallera de nuevo es una opción cómoda. Sin embargo, vale la pena disfrutar de una caminata por el bosque hasta la siguiente parada de la visita.

Tras unos 20 min de caminata descendiente, encontramos el Palacio de Drachenburg. Se trata un palacio construido por un particular, Stephan von Sarter, un financiero, a finales del siglo XIX. A fecha de hoy está regido por instituciones públicas. Destaca por su decoración pomposa en una sociedad mas bien sobria. Resulta interesante conocer cómo, en una época bastante reciente se diseñaba un palacio (yo diría un chalet de lujo), y por supuesto el entorno, es lo mejor. 

Si decides seguir caminando te encontrarás algún restaurante con típicas Biergarten (típicas terrazas alemanas para tomarse una cerveza, o lo que te apetezca) y disfrutarás con tranquilidad del fantástico entorno de la montaña de Drachenfels.

De vuelta en la estación del cremallera puedes dirigirte hacia el centro del pueblo. Para ello has de atravesar las vías del tren con su paso a nivel bien señalizado y respetado. Luego puedes seguir callejeando hasta llegar al paseo a lo lago del río. Te deseo un día soleado para que tu visita a Königswinter en 1 día sea de lo más intensa, disfrútalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *